quinta-feira, 30 de setembro de 2010

Equador

Via CubaDebate

Ecuatorianos se dirigen en masa al hospital para rescatar a Correa

 

Imagen tomada de Telesur

Imagen tomada de Telesur

Cientos de personas se congregaron hoy frente al palacio presidencial de Carondelet en Quito, para respaldar al jefe de Estado Rafael Correa frente a las protestas de policías y militares por la retirada de incentivos profesionales.

Funcionarios del Gobierno han llamado a dirigirse al Hospital donde se encuentra recluido el presidente ecuatoriano para “rescatarlo”, ya que el mismo Correa ha denunciado que se encuentra atrapado y que policías y manifestantes en su contra intentan ingresar a su habitación.

Gritando “¡Vamos Quito, Quito no se agueva carajo!”, los ecuatorianos a favor del Presidente han acudido a su ayuda.

Los manifestantes agredieron a unos cinco agentes policiales que no protestaban, sino que llegaban a Carondelet como protección de unas autoridades gubernamentales, según pudo constatar una periodista de Efe.

La manifestación de personas afines al presidente se realizó en reacción a las protestas por parte de centenares de policías y militares que ocuparon hoy un regimiento en Quito y obligaron al cierre del aeropuerto de la capital.

Los agentes huyeron corriendo mientras explotaba una bomba lacrimógena, que no está claro quién lanzó.

Al grito de “Correa, amigo, el pueblo está contigo”, cientos de personas expresaron su apoyo al jefe de Estado que previamente en el regimiento Quito, donde comenzó la protesta de los policías, advirtió que no cederá ante los reclamos.

La protesta de los policías y militares estalló después de que la Asamblea Nacional aprobase ayer la eliminación de incentivos en los ascensos y se extendiese el plazo para los mismos.

Según constató Efe, el palacio de Gobierno, situado en el centro colonial de Quito, no tiene resguardo policial en la parte exterior, en tanto que una veintena de militares dan seguridad en el interior.

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Comentários são como afagos no ego de qualquer blogueiro e funcionam como incentivo e, às vezes, como reconhecimento. São, portanto muito bem vindos, desde que resvestidos de civilidade e desnudos de ofensas pessoais.
As críticas, mais do que os afagos, são benvindas.